Celac y Alianza del Pacifico: ¿alternativas de integración?

Tomado de Colombia Informa. 

El pasado mes de enero en La Habana, Cuba, se reunió la Comunidad de Estados de Latinoamericanos y Caribeños –Celac-. En febrero, Cartagena fue sede para la cumbre de la Alianza del Pacífico. Las dos agrupaciones son escenarios de encuentro de las naciones de América Latina  ¿qué representan estos escenarios para la unidad del continente?

 

Imagen

 

(imagen tomada de internet) 

 

El origen

La Celac se constituye en 2010 tras una reunión ocurrida en la Riviera Maya (México) gracias a la voluntad de varios gobiernos latinoamericanos entre los que se destacan Venezuela, Argentina, Cuba, Brasil, Ecuador y Bolivia. La integran 33 países y es, según el portal Rebelión, la primera agrupación de naciones del continente que no tiene en su lista ni a Estados Unidos, ni a Canadá.

El fallecido presidente de la República Bolivariana de Venezuela Hugo Chávez, en carta dirigida a la primera cumbre de este espacio (Santiago de Chile), caracterizaba la articulación  como “el proyecto de unión política, económica, cultural y social más importante de nuestra historia contemporánea.” 

Por su parte, la Alianza del Pacífico sale a la luz pública en abril de 2011 cuando el entonces presidente de Perú, Alan García, propone a sus homólogos de México, Chile, Panamá y Colombia la integración para asuntos económicos. Esto a través de  la Declaración de Lima. 

Propuestas de integración

Sin embargo, las características de ambos escenarios son distintas. Mientras la Celac, según Manu García del Equipo de Relaciones Internacionales de la Red Libertaria de Chile propone “ganar mayores grados de soberanía para la región”. 

 

Imagen

(imagen tomada de internet)
Afirma que “representa una verdadera integración de los pueblos latinoamericanos y caribeños frente a una institución, que sigue existiendo al día de hoy, que es la Organización de Estados Americanos en la que participa Estados Unidos y Canadá, en la cual imponen prácticamente su derecho a veto. Las decisiones allí se toman son impulsadas y digitadas por Estados Unidos. Como ejemplo, la expulsión de un Estado latinoamericano que es Cuba por haber llevado un proceso de soberanía, de independencia y también de cambio social opuesto a los intereses del imperialismo”. 
 
Además: “que la Celac incluya a todos los países latinoamericanos y caribeños sin exclusión,  incluyendo por supuesto a Cuba, es un hecho histórico… Ahora, desde la última cumbre, inicia Cuba la presidencia pro-tempore de la Celac.”
Por su parte, la integración de la Alianza asevera García, “pretende hacerle frente a la fallida integración subordinada que fue el ALCA. No parte desde intereses de los pueblos de América Latina. Es una respuesta a las formas de integración no subordinadas y agrupa a Estados cercanos a Washington como Chile, Colombia, México y Costa Rica”.  Continúa: “este es un proyecto imperialista, el de la Alianza del Pacífico, que busca posicionarse frente a los otros proyectos que son procesos de integración”

¿Un nuevo mapa geo-político?

Para Manu García, en la región existe un nuevo mapa geo-político relacionado con el ascenso de las luchas populares y la decadencia de la hegemonía norteamericana. Al respecto afirmó: “la presidencia pro-tempore de Cuba es un hecho significativo que se marca la integración de Cuba como miembro de pleno derecho en la Celac. Es un hecho clave que Hasta ahora no había sido posible pero ahora sucede por la concatenación de varios factores: la crisis de la dominación capitalista y el ascenso de las luchas populares que en algunos países ha llevado al gobierno a sectores cercanos a los intereses del pueblo y otros, aunque no han conseguido obtener el poder político, si han logrado condicionar las agendas y los programas. Eso, de alguna manera, está cambiando la fisionomía política de la región.”

Imagen

Agrega que “Alba, Unasur y Mercosur, cada uno con su diversa articulación, con su distinto grado de profundidad,  están planteando un desafío al imperialismo norteamericano y construyendo un nuevo mapa geopolítico. La Celac forma parte de este esfuerzo y en ese sentido, algunas de las resoluciones tomadas en la cumbre de La Habana son significativas. Por ejemplo, se ha hecho hincapié en un repudio bien fuerte al militarismo, lo que supone un ataque frontal a los intereses de Estados Unidos por reacomodar su pie de fuerza militar, como el caso de las bases militares que pretenden asentar en Colombia”. Además, “el respaldo al proceso de paz con las Farc, espacios también deben abrirse a otros grupos insurgentes y al movimiento popular.”

Sin embargo, García señala que al interior de la esta articulación hay gobiernos que “desearían que la Celac tuviera un papel meramente decorativo, ese es el interés por ejemplo del actual gobierno de Chile”.  A la par, manifiesta que “hay otros gobiernos que buscan dotar de contenido a la Celac,  que sea una instancia decisoria, que tenga un real impacto sobre la vida de los pueblos de la región”.

Finalmente, la Alianza del Pacífico no pretende ir más allá de la consecución de acuerdos comerciales que permitan el intercambio entre países que, podría decirse, tienen características políticas muy similares. La Celac, por su parte, amplía es espectro de participación para los pueblos más allá de los acuerdos de cooperación económica, sin desconocer su importancia. ¿Cuál de las propuestas será la que necesitan nuestros países?

Entrevista completa a Manuel Garcia:

 

Artículo orginal en http://colombiainforma.info/index.php/world/1228-celac-y-alianza-del-pacifico-alternativas-de-integracion  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s