MEDELLÍN: LA CIUDAD QUE ESCONDEN DETRÁS DE LOS ESPEJOS

En el marco del Foro Urbano Mundial organizado por la ONU en Medellín, desde el alcalde hasta el presidente no se cansan de decir que es la ciudad más innovadora del planeta. La verdadera pregunta es: ¿más innovadora, en qué? Más aún, si lo fuera, ¿de qué sirve ser innovadora cuando encabeza la lista de las ciudades más desiguales? Las ciudades que necesitamos deben ser las más innovadoras, sí, pero en solucionarnos los problemas y en garantizarnos nuestros derechos.

Al grito de “comuna organizada jamás será dominada”, el 9 de abril el Colectivo de la Calle estuvo  movilizándose por la reivindicación de la ciudad para la vida digna con los pobladores de la Comuna 8, y junto con las diferentes organizaciones políticas y comunitarias.

Imagen

( Foto Colectivo de la Calle)

Habitantes del barrio La Sierra y los periféricos  se niegan a aceptar las prioridades de la actual alcaldía en cabeza del innovador Aníbal Gaviria. Este es un gobierno que prefiere invertir en un mega proyecto llamado “Cinturón Verde Metropolitano” con indudables fines más paisajísticos y estéticos, que ambientalistas para su comuna.

En lugar de  mejorar las precarias viviendas de los paisas;  garantizarles un acueducto y alcantarillado decentes, o al menos invertir en obras que mitiguen el riesgo, en particular, cunetas, muros de contención, etc.,  que permitan a las comunidades vivir en ese territorio en condiciones de salubridad y dignidad.

Imagen

( Así viven los habitantes de la ciudad mas inovadora, Foto Colectivo Heriberto de la Calle) 

Estas son zonas que requieren un alto costo en inversión social. Aunque, supuestamente, el alcalde reconoce que estas son poblaciones que han permanecido olvidadas por muchos años; y que eso iba a cambiar durante su gobierno, aún no se ve por ningún lado la llegada del gasto público prometido. Además del poco presupuesto, la población de las comunas tiene restringidas posibilidades de participar en la toma de decisiones sobre su territorio, es decir, no es un proyecto que se hace ni con la comunidad ni para ella. La participación social y comunitaria en la decisión de los asuntos que les atañe brilla por su ausencia.

¿Para qué sirve tener reunidos a los mejores expertos en urbanismo?, ¿de qué sirve oír al Nobel Joseph Stiglitz?, si la Medellín que se les muestra a los 20 y tanto mil visitantes ilustres, o comunes y corrientes, la que ven está tan alejada de la realidad. Para nada sirve que la planeación se haga desde un escritorio, sin que el alcalde haga cuando menos, la experiencia de vivir una semana en La Sierra, y repase con los visitantes lo consignado en el film documento “La Sierra”.

Imagen

 

( Foto Colectivo Heriberto de la Calle)

Exigimos que se les consulte a las comunidades, que se les reconozca su poder de decidir. Es lo que de verdad necesitan, es la real innovación, sin apariencia cosmética, para continuar fortaleciendo su proyecto de vida, en lugar de preparar su desplazamiento en beneficio de los urbanizadores de siempre. 

Colectivo Heriberto de la Calle. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: