LA CAUSA DEL PROFESOR BELTRÁN Y LA JUSTICIA EN ASCUAS

LA CAUSA DEL PROFESOR BELTRÁN Y LA JUSTICIA EN ASCUAS

OPINIÓN

La procuraduría a contravía de lo dispuesto antes por la fiscalía de la nación ha condenado al docente investigador Miguel Angel Beltrán, aduciendo como cargos los mismos por los que fue absuelto por el ente acusador de la nación; y que tienen que ver con la alegada y no probada conforme a las leyes existentes, responsabilidad criminal, de este colega profesor de la Universidad Nacional, vinculado académicamente con el departamento de Sociología, en Ciencias Humanas.

Esta ordalía comenzó cuando el profesor Beltrán se encontraba en la Unam, en México, adelantando estudios de posgrado, y fue sindicado de estar relacionado con las Farc-ep, acudiendo al expediente de comunicados encontrados en los computadores de Raúl Reyes, obtenidos en la operación de ataque a un campamento de la guerrilla en Angostura, provincia de Sucumbíos en Ecuador.

Tal material probatorio, puesto a consideración de la Fiscalía, en su momento, fue desestimado y el profesor Beltrán volvió a su vida académica regular en la Nacional. Ahora resulta destituido, y conculcados sus derechos políticos, y su pleno ejercicio de la ciudadanía, y por sobre todo, se lleva de calle, esta procuraduría la libertad de cátedrá y de pensamiento, al intentar utilizar sus escritos como indiciarios de su vinculación con la guerrilla de las farc-ep.

A la fecha hubo ya un pronunciamiento de sociología, como departamento, y la indicación que el decano de Ciencias Humanas acudirá ante la rectoría y las instancias respectivas para agenciar como corresponde la defensa de un docente, cuyas convicciones políticas y morales, expuestas en escritos académicos, no pueden ser objeto de censura y mucho menos de sanción de ningún tipo.

Derecho y Ciencia Política.

Es esta la oportunidad para que el conjunto del profesorado y la comunidad universitaria de la Nacional, oriente con los argumentos que las disciplinas concernidas ofrecen a la ciudadanía, y a los universitarios de Colombia, en la grave falta que comete la Procuraduría con este proceder arbitrario contra un académico, o cualquiera, que en uso de los saberes y disposición crítica propias de las ciencias sociales, debata, cuestione las problemáticas colombianas y mundiales.

A la comunidad de pensamiento e investigación no se le puede sellar la mente y la boca, ni ponerle fronteras al pensamiento con cualquiera pretexto. La única cortapisa, por supuesto, será la que impide la utilización directa de la violencia como fórmula para deliberar o resolver los asuntos en disputa en el ámbito de estos saberes, que no es el caso del profesor Beltrán, y de otros académicos que disienten de los dictados del poder, y de los gobernantes de turno.

No es tiempo propicio pero sí oportuno

No es este un tiempo propicio, en la medida en que hay dos indicios protuberantes de rechazo a la democracia y a la oposición real, con la sentencia de la C. Constitucional que falló en contra la tutela de Piedad Córdoba, contra la destitución que fuera objeto por la misma procuraduria.

Lo mismo que lo ocurrido con la vergonzosa y vergonzosa de la mayoría del congreso de Colombia, la bancada del senado, incluido un grupo considerable de congresistas que hacen parte de la Unidad nacional que lidera el presidente reelecto, para impedir una citación al hoy senador Álvaro Uribe. Para que precise sus actuaciones políticas en el asunto de la para-política, y los falsos positivos entre otras acciones contrarias a la constitución política y las leyes vigentes, cuando fuera por dos veces presidentes, y acerca de las cuales ha hecho mutis por el foro.

En derecho, el que puede lo más puede lo menos, dicho lo cual, si se puede citar a un ministro, y hasta el propio presidente, por qué y en consideración a qué no es posible hacerlo con un congresista. Más aún, cuando así se procedió, p.e., con Piedad Córdoba, cuando fuera objeto de acusaciones y señalamientos por la hoy absuelta exsenadora Nancy Patricia Gutiérrez, a quien la C. Constitucional exoneró de cualquier cargo o responsabilidad.

No puede, entonces, sin aumentar el derrumbe del sistema de justicia nacional, ahora, pretender que estas actuaciones contra figuras de la oposición, liberales y de izquierda aplicarles otro rasero, como tampoco contra el encausado y condenado profesor Miguel Angel Beltrán.

Es tiempo, digo, que Derecho y Ciencia Política, como el Centro de Pensamiento se pronuncien contra estas actuaciones, y en particular, la más inmediata, la condena al profesor Beltrán, Y con ellos un llamado al país interesado en una paz democrática para que enderece la desvencijada locomotora de la paz para que no se “descarrile” cuando menos le conviene al país nacional.

MIGUEL ÁNGEL HERRERA ZGAIB

Profesor asociado Ciencia Política Universidad Nacional de Colombia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s