Medios comunitarios y Presupuestos Participativos en la mira del paramilitarismo: Caso de la Comuna 3 de Medellín

7

Una de las sedes de trabajo del equipo Tinta Tres (Comuna Manrique- Zona Belloriente)

El periódico comunitario Tinta Tres de la comuna Manrique, al nororiente de Medellín, comenzó a publicarse en mayo de 2011 y su última edición salió a la luz en octubre de 2013, completando 29 números. La iniciativa de esta publicación salió de una serie de Escuelas de Periodismo en diferentes barrios de la ciudad entre 2008 y 2011, y en las cuales participaron algunos estudiantes, ya graduados, de la Facultad de Comunicaciones de la Universidad de Antioquia.

‘Francisco’, uno de los directores con los que contó el proyecto, se encuentra trabajando ahora en un espacio audiovisual por internet para reflexionar sobre el quehacer del periodismo en Colombia y, al respecto no duda en afirmar que lo que se conoce como periodismo comunitario no es más que la naturaleza de los medios de comunicaciones, pero por desgracia lo que se conoce como el periodismo tradicional, es más bien una deformación, para el obtener lucro y beneficios políticos, de la información y la realidad.

Por otra parte, los presupuestos participativos  son resultado de un avance proceso que viene desde 1995 en la ciudad, en donde por una parte se busca abrir los espacios de participación y autonomía presupuestal que han demandado las comunidades y los movimientos sociales, y por otra parte, tal y como sucede en 2004, se abrió un canal institucional para que desmovilizados y paramilitares aún activos, se apropiaran de los medios públicos, tal y como lo afirma uno de los participantes del periódico Tinta Tres.

Tan pronto inicia el proyecto del periódico, se traza como objetivo el hacer un periodismo que genere tejido social dentro de la comunidad, que la represente y esté al servicio de ella, y que sirva para su formación política y empoderamiento como sujetos de poder colectivo. Esta apuesta estaba encaminada a darle una voz y un espacio de reflexión y acción sobre la realidad a los lectores de Manrique, tanto así que su agenda noticiosa era organizada a partir de encuentros comunitarios n donde eran los habitantes de la zona quienes escogían los temas a ser investigados, y de hecho el equipo del periódico, que alcanzó a tener 25 integrantes permanentes, eran en su mayoría periodistas empíricos de la comunidad.

8

Imagen de portada edición N°5. Año 2008

En junio de 2011 el periódico comenzó a recibir apoyo en materiales y recursos del Presupuesto Participativo, que se gestiona a través de las Juntas de Acción Comunal en el caso de Medellín. ‘John’, otro de los voceros del proyecto, explica que para ese entonces se les dieron equipos, dineros y asesorías, pero que en ningún momento la Junta de Acción Comunal, o la alcaldía, pidieron explicación sobre cómo se destinaban esos recursos, ya que finalmente lo que importaba a las personas en el poder, era la ejecución de los dineros, para “dar la impresión de que sí se invertía y se le permitía a la gente jugar a la democracia”.

El problema con los entes de administración locales como las juntas de acción, es que en todo el Valle de Aburrá, han sido cooptados por estructuras paramilitares, en donde no sólo participan agentes de “la oficina de Envigado”, sino también paramilitares activos y retirados que buscan por un lado la consecución de recursos, y por el otro evitar que esta herramienta de participación sea tomada muy enserio por las comunidades.

En este panorama, Tinta Tres no sólo tuvo que afrontar presiones por parte de la Alcaldía de Anibal Gaviria por denunciar proyectos que generaban detrimentos patrimoniales y violentaban a la comunidad; sino que además el equipo tuvo que lidiar con las jugadas sucias apegadas al reglamento que la Junta de Acción Comunal se permitió hacer con vocería de un poco de paramilitarismo y otro poco de militantes del Partido Conservador involucrados en esa instancia.

Sandra Restrepo, la encargada de proyectos de comunicación comunitaria en convenio entre la Universidad de Antioquia y la Alcaldía de Medellín, dice que experiencias como la de Tinta Tres, sirven como ejemplo para que los proyectos comunitarios no sean dependientes de los recursos públicos, porque esas iniciativas ciudadanas tienen que buscar su propio sostenimiento, pero a la vez reconoce que ha faltado seguimiento a la forma en cómo se destinan los recursos, la transparencia de las Juntas de Acción Comunal y, de hecho se espera que para 2016 ya exista un plan para suplir esas falencias.

Para los integrantes de Tinta Tres, el problema no se debe, de ninguna manera, a la dependencia de los recursos públicos, puesto que argumentan que su misión es social, y los dineros del Presupuesto Participativo son una devolución de lo que le pertenece a las comunidades por parte del estado, no un regalo, pero además de esto, tampoco se puede limitar el cierre del periódico a un tema de falta de transparencia de la Junta de Acción. El problema principal radica en que para la institucionalidad, una labor de empoderamiento y formación política de las comunidades, es un proyecto que le produce temor, por lo que atribuyen el cierre de la publicación a una serie de intimidaciones de parte de la alcaldía y de actores armados presentes en el territorio, además del acoso administrativo en donde se cortan intempestivamente los recursos y se pretende otorgar la administración del periódico a una interventoría con el fin de frenar las publicaciones no afines a los proyectos urbanos de la administración municipal.

Equipo “Antioquia A Mano Alzada”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s