Aumentan el control y restricción para ingreso al campus de la Universidad Nacional

El día 25 de Octubre de 2016, la Universidad Nacional de Colombia, abre un espacio de debate y crítica propiciado por la aparición inesperada de estudiantes encapuchados que propusieron una conversación constructiva con respecto al ambiente que se respira en el campus.

A las 11:40 de la mañana, se escucharon dos explosiones en la plaza central de la Universidad Nacional. Del humo emergieron un grupo de estudiantes encapuchados que tomaron la voz frente a los transeúntes y curiosos que por allí estaban.  Su discurso giraba en torno a la construcción de la universidad entre todos, abordando de forma crítica las distintas problemáticas que aquejan no sólo a la Universidad sino a todo el país.

Al hablar con uno de los asistentes encapuchados, él nos afirmó que el motivo de su visita fue propiciar  un debate que fuera más allá del Che. Está pintado un Jaime, está pintado un Camilo porque hay que atravesar estas disputas y ver las problemáticas reales que nos afectan. De esta forma, la propuesta de este grupo de encapuchados, es que como estudiantes, se apropie de todas las herramientas, para que en el establecimiento se den  debates más óptimos y nutridos con el fin de llegar a soluciones que aporten en algo socialmente, visibilizando los verdaderos problemas como, por ejemplo, la construcción de una paz completa o el impacto de la reforma tributaria.

gggg

Sin embargo, en el debate al que se presentaron un gran grupo de estudiantes a pesar de la lluvia, terminó en la discusión con respecto a la decisión tomada por vice-rectoría de permitir el acceso único a los estudiantes que tengan en mano su carnet inteligente y a las demás personas que pretendan acceder al campus mediante otros documentos o mediante su registro en portería desde el día 26 de Octubre. Uno de los voceros de los estudiantes encapuchados, o ‘compitas’ como se hicieron llamar, abrió el debate expresando su inconformidad, afirmando que la Universidad es de todos, no solo de los estudiantes y en consecuencia, no es correcto negarle la entrada a los demás (aquellos que además son los que pagan los impuestos que sostienen a la Universidad) y propone además preguntarnos “¿Por qué putas tenemos que obedecer?”

Muchas personas se pronunciaron frente al debate, ya fuera en contra o a favor de los “compitas”. Tuvimos la oportunidad de entrevistar al celador de la biblioteca central quién nos compartió su opinión “ aquí en el transcurso de estos dos meses, supiera los robos que hemos evitado a la biblioteca, hace 8 días en la portería de la 45 entraron dos tipos, se supone que con entrada libre, sin pedir carné , entraron a robar con puñal en mano a un compañero de ustedes por robarle el celular ¿quien asumió eso por ustedes? la seguridad, entonces dígame si no es objetivo; y no es por nosotros, pero pa que les hagan daño a ustedes o las cosas de la universidad; así como lo han hecho muchos sin vergüenza, yo acepto lo que diga todo lo que plantea un estudiante, pero los de afuera con qué derecho vienen a dañar la universidad.

Nos estamos quedando cortos, mire la gran mayoría al ingresar a la biblioteca presenta el carné gustosamente, porque sabe que nosotros como seguridad estamos prestando un servicio por el bien de ustedes; hace 3 años nos insultaban, nos escupian; ahora el gran porcentaje de gente nos respeta, y se identifica gustosamente por el bienestar de todos ustedes. Porque hay que permitir que gente que viene a acabar la universidad entre como pedro por su casa, lógica válida si vinieran a construir, pero vienen es a acabar.”

14812971_10211117704959522_977636648_o.jpg

En un segundo caso, tuvimos la oportunidad de que estudiantes nos compartiera su visión

Inicialmente cuando me planteaban la pregunta de si estaba de acuerdo con esta medida, mirándolo en el aspecto corto si estaba de acuerdo porque pensaba en que se le restringe el acceso a las personas  que no son de la universidad, pero eso a la final no va a solucionar el problema de la percepción de seguridad dentro del campus,  luego pensé en que se coarta el derecho a las personas exteriores, a acceder al campus, un derecho que es de todos, por eso no estoy de acuerdo lo que hagan hoy”, y otro estudiante nos comparte que “ es un debate que tienen sus pro y contras, no estoy de acuerdo con que se pida carné en el campus, he tomado una actitud, hasta,  de que la universidad no debería tener rejas, es como mi posición y pedir carné iría en contravía de la postura que asumo, no estoy de acuerdo que se le cierre el campus a la gente que viene a darle un uso; tengo restricciones con gente que entra cuando es gente que viene a farrearse la universidad, a fumar todo el día, o la gente que vende droga, a esa gente si se le debería restringir el acceso. Hoy escuche un caso de una chica que decía, es ilógico que le pidan a uno carné en un espacio público; yo soy frecuente de la biblioteca Virgilio Barco y siempre entro sin ningún documento, aquí se está vendiendo un discurso de seguridad pero no se pone un debate sobre la cultura de los estudiantes, de darle un uso al campus, la universidad no es solo venir a estudiar, qué usos son permitidos o no es un debate que hay que dar”

Los estudiantes afirmaban que había que preguntarse qué había más allá del uso del carné, y que repercusiones traería para toda la comunidad universitaria; además afirmaban que el problema de trasfondo no era la seguridad sino la cultura universitaria, la pedagogía con respecto al uso de los espacios de la misma universidad.  

fff

En consecuencia, debido a que hoy se aplicará esta medida los estudiantes propusieron acudir a la universidad a las 7 am y acceder al campus sin presentar el carné. Esta medida, según ellos, dará entender a las directivas que no vamos a dejar que nos impongan una decisión que no compartimos. Además, se enfatizó en que esta resistencia debe realizarse de la forma más pacífica posible sin agredir a los señores celadores que se encontrarán a esa hora en la portería.

Finalmente, se asumió que este no era el único debate que debía darse dentro de la universidad, sino que se debían abordar otro tipo de problemáticas que nos aquejan. Son momentos en donde la universidad está rodeada por muchos debates, unos más trascendentales que otros, sin embargo la acción colectiva con el fin de recrear la crítica posibilita concientizar frente a los problemas que se han venido presentando; no es posible construir una universidad diversa cuando se restringe el acceso a la misma, habría que preguntarse entonces si  son medidas para privatizar la universidad y controlar de manera más sistemática la comunidad universitaria , con un argumento de “seguridad”.  La invitación es a que mantengamos la universidad abierta para el pueblo y que seamos nosotros y nosotras las estudiantes las que garanticemos un ambiente óptimo, construyendo así una cultura de paz crítica y constructiva.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: