EL AMOR NO MATA, EL MACHISMO SÍ; LA VIOLENCIA ES COSA DE GÉNERO.

Según un informe dado por la ONU [i], cada hora, nueve mujeres son víctimas de violencia por parte de su pareja en Colombia; y cada día, informa Claudia Quintero de la Corporación Anne Frank, mueren cuatro mujeres por causa de sus parejas y exparejas.

no+

En Colombia, el primer caso avalado por la Corte por feminicidio [ii] es el de  Sandra Patricia Correa que fue asesinada por Alexánder de Jesús Ortiz Ramírez, en donde la primera agresión le propinó nueve puñaladas, a las cuales sobrevivió y, meses después fueron tales las agresiones que el 17 de noviembre de 2012 acabaron con su vida. La corte determinó que el fallo inicial que habían manifestado como “crimen pasional” excluyó el agravante 11 del artículo 104 del Código Penal, que agrava la sentencia por “cometer el homicidio contra una mujer por el hecho de ser mujer”.

De acuerdo a lo anterior, se debe conocer que Colombia cuenta con normas, como la Ley 1257 sobre Violencia contra las Mujeres, que la Corte también expone según el caso anterior, complementando el fallo: “En otros términos, se causa la muerte a una mujer por el hecho de ser mujer, cuando el acto violento que la produce está determinado por la subordinación y discriminación de que es víctima, de lo cual resulta una situación de extrema vulnerabilidad. Este entorno de la violencia feminicida, que es expresión de una larga tradición de predominio del hombre sobre la mujer, es el que básicamente ha servido de apoyo al legislador para considerar más grave ese tipo de violencia que se genera en un contexto de desigualdad y que se busca contrarrestar legítimamente con la medida de carácter penal examinada e igual con las demás de otra naturaleza adoptadas en la Ley 1257 de 2008”; otras normas son la Ley 1146 de Infancia y Adolescencia (contiene un artículo sobre violencia sexual contra niñas, niños y adolescentes) y la 1719, para prevenir y sancionar la violencia sexual, incluso una ley específica, la 1761, que tipifica el feminicidio.[iii]

Sin embargo, como menciona Mar Candela[iv], vocera del Movimiento Feminismo Artesanal, en Colombia hay una pandemia de feminicidios donde la impunidad se hace presente en un 90% de los casos.

Lo anterior, se puede ver, lamentablemente en uno de los casos más recientes y visibilizado por medios de comunicación, que es el crimen de Claudia Johana Rodríguez, asesinada el 10 de abril de 2017, en el Centro Comercial Santafé mientras laboraba; su asesino ya pagaba una pena, sin embargo, fue dejado en libertad de manera anticipada.

No es amor, pues este no mata, el machismo sí; las situaciones de dominación están atravesando todo, está permeado. En Colombia existen graves niveles de tolerancia en cuanto a la violencia contra la mujer, según encuesta realizada por el  Instituto Nacional de Medicina Legal (INMLCF)[v] se dice que:

  • “Cuando los hombres están bravos es mejor no molestarlos”, dice el 66% de la sociedad
    01         
  • “Las mujeres que se visten de manera provocativa se exponen a que las violen”, sostiene el 37% 02
  • Y, si hay algún tipo de violencia contra la mujer, el 78% de los encuestados opina que “la ropa sucia se lava en casa”.03
  • Además, el 19% cree que “una buena esposa debe obedecer a su esposo así no esté de acuerdo”04
  • El 18% afirma que “los hombres de verdad son capaces de controlar a sus mujeres”05.png
  • El 24% piensa que “las mujeres que se meten con hombres violentos no se deben quejar de que las golpeen”.06.png

Entonces, repasemos: “¿Que la ‘ropa sucia se lava en casa’?”, bien, tan solo con este pensamiento estamos generando que, por ejemplo, las denuncias que se hacen en las Fiscalías y Comisarías de Familia no se tomen en serio, porque quizá, es otro problema de casa, pasará al olvido al siguiente día, y ya. Así pues, no todos los casos de violencia son denunciados (según la Fiscalía solo se denuncian 332 casos de violencia intrafamiliar al día[vi]), por desconfianza, por el mismo miedo que las víctimas poseen y muchas veces la falta de interés que se le da al tema.

En efecto, el feminicidio existe, y no hablar de ello significa, seguir perpetuando un adoctrinamiento, el cual empieza desde el momento en que como sociedad nos convencemos sobre la existencia única de “ser mujer” y es la de hablar pasito, la de no hacer ruido, ser sumisa, ser madre, vestirse de una forma particular, ser heterosexual, ser un objeto sexual, muchas veces cobrar menos salario que el de un hombre por hacer el mismo trabajo y por supuesto estar al servicio del él; y dejar que la violencia de género siga vigente en todas sus formas.

Nuestro deber, es reconocer que estamos en una sociedad machista, y que lo vivimos a diario; la tolerancia obtenida en las encuestas lo demuestra, por tanto necesitamos desacomodarnos, gritar, revelarnos, manifestarlo desde las calles, en la educación de calidad que permita un pensamiento crítico, para comprender, quizá, que asuntos tan simples como que no se tienen que “agradecer sus piropos” por la calles, y rechazar términos como “feminazi” referidos a las mujeres que simplemente toman acciones pero que han disgustado e incomodado a aquellos que piensan que es una lucha sin sentido.

 

“ Tal vez solo una sociedad enferma, que no está dispuesta a hacer frente a sus propios problemas e incapaz de concebir objetivos y propósitos a la altura de la capacidad y del conocimiento de sus miembros, opte por ignorar la fuerza de las mujeres”.

– Betty Friedan, La mística de la feminidad.


[i]  Naciones Unidas. (2016). Comunicado conjunto UNICEF y ONU mujeres en referencia a recientes casos de violencia, agresión sexual y feminicidio contra mujeres y niñas en Colombia.
[ii]  Alarcón, M. (2015). Radio Santafé, Bogotá. Histórico primera condena por violencia de género
[iii]  Documento de la Mesa por el derecho de las mujeres a una vida libre de violencias; ley 1257, elaboración de Linda María Cabrera, abogada de la Corporación Sisma Mujer, marzo de 2012.
[iv] Candela, M. (2017). Abril, Entrevista al portal Confidencial Colombia.
[v] Medicina Legal. Marzo 6 de 2015. Boletín Epidemiológico. Información estadística de Violencia contra la mujer. Dirección General Subdirección de Servicios Forenses Centro de Referencia Nacional sobre Violencia.
[vi] El Tiempo. 26 de octubre 2016. Artículo: En Colombia, cada día hay 332 denuncias por violencia intrafamiliar
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s