¿Se puede reivindicar la especie humana?

Entre chiste y chiste se convierte el fuego de la protesta en un juego. Para reivindicar al ser humano, habría que dejar de poner carne frente al cañón. Más amigos alrededor de un asador con la compañía amena de limonada endulzada con panela. Pedir prestado perdón y devolverlo si te hacen daño. Para reivindicar al ser humano habría que dejar de categorizar la muerte, a … Continúa leyendo ¿Se puede reivindicar la especie humana?

Pensar es maquinaria pesada

Anclados a una gota de miel. Insectos criados en una caja bajo el peso de una corona. Se cuentan las palabras detrás de un cristal. Concuerdan que nacieron para algo mas que zumbar, sus alas aunque dibujadas son funcionales. Con cuerdas se arman para el escape. Estas mascotas no han aprendido el juego de maniobrar en las alturas, han estado manoteando toda su vida. De: … Continúa leyendo Pensar es maquinaria pesada

Entre rejas (A los compas de la UDEA)

Entre rejas (A los compas de la UDEA) Lorena Romo Muñoz es politóloga de la Universidad Nacional de Colombia, fue lideresa del movimiento estudiantil y padeció un montaje judicial en 2015 junto a otrxs líderes juveniles de Bogotá. Ante la detención de estudiantes de la Universidad de Antioquia y miembros de la ACEU (Asociación Colombiana De Estudiantes Universitarios), escribió este poema:   Tortuosa la vida … Continúa leyendo Entre rejas (A los compas de la UDEA)

Si mueres

‘Cuando mueras
¿qué arrastraras a tu tumba?

Te llevarás tu apellido
tus amistades
y tu casa en el norte
Te llevarás tu perro
de raza

Continúa leyendo “Si mueres”

Amor cósmico, alma estelar.

Busco entre lineas,

algo que me explique como me siento con respecto a ti,

algún poema antiguo

algún vericueto romántico

Continúa leyendo “Amor cósmico, alma estelar.”

Bolero Adolorido

“Y nada tenía de malo,
 y nada tenía de raro,
que se me hubiera roto el corazón,
de tanto usarlo.” ( M.Benedetti)

Imagen

( El Beso de Gustav Klimt, 1907 – 1908 detalle)  Continúa leyendo “Bolero Adolorido”

MASA – César Vallejo

Al fin de la batalla, y muerto el combatiente, vino hacia él un hombre y le dijo: «¡No mueras, te amo tanto!» Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo. Se le acercaron dos y repitiéronle: «¡No nos dejes! ¡Valor! ¡Vuelve a la vida!» Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo. Acudieron a él veinte, cien, mil, quinientos mil, clamando «¡Tanto amor y no poder nada contra la … Continúa leyendo MASA – César Vallejo